23 septiembre 2006

Hablar por no callar

La soledad
frente a un papel
y el silencio
que murmura una tormenta
de palabras, de sentimientos
y sensaciones,
sin sentido para ti,
pero en el idioma
que sintoniza mi yo
y mi corazón,
marcando ritmo y compás,
entre el abismo de horas muertas
y pellizcos de reloj
o lo que entiendo por mordiscos de vida,
el fluir de las palabras,
entre humo blanco,
luz tenue, noche, silencio, soledad buscada,
en resumen,
el prefacio del sueño y el vasito de leche,
que motivan el rebuscar de expresiones fluidas,
tratando de explicar unos sentimientos sin sentido,
sin formalismos, sin estructuras, solo yo ...
frente a ti,
papel blanco,
sin pensar en el mañana que me sumergirá
ante la atenta mirada
de los que aguardan al tic tac
para vomitar sus criticas,
como siempre destructivas,
de las que me suda uno de los miembros de mi cuerpo.

3 comentarios:

cristina dijo...

Que bonito, pero te has olvidado de poner el nombre del autor.

EL BICHO dijo...

autor? solo es un rato mal tirao de alguien ke no sabia ke escribir más

cristina dijo...

vaya con el bichito, además poeta. Cada día nos sorprendes con algo nuevo, chiquillo, eres una cajita de sorpresas.